La robotización del trabajo: sueño y realidad

El progreso está aquí, continúa avanzando a un ritmo frenético. En el año 1500 empezó la dominación de la ciencia, en 1800 nos encontrábamos en plena revolución industrial y en el 2000, con internet como eje principal, llegó la era de la información. Actualmente parece que migramos a un periodo de consciencia, en el cual tratamos de hacer sostenibles todas nuestras invenciones, así como tratamos de conocernos mejor.

En cualquier caso, los avances tecnológicos que vemos cada año dejarían mudo a cualquier habitante de hace más de un siglo. Lo que para nuestros ancestros era algo que no podían ni soñar es para nosotros una realidad. Y uno de esos avances que están cambiando la forma de hacer las cosas es sin duda el de la robotización y automatización de los procesos.

Robotización y automatización: en tu empresa y en tu hogar

La gran revolución de las máquinas comenzó hace ya algún tiempo, pero estaba reservada principalmente para la industria. Se trataba de robots que se encargan de las tareas mas repetitivas y/o difíciles de las líneas de montaje. Los primeros «androides» que llegaron a nuestras casas probablemente fueron los PCs, y, poco a poco, han ido llegado otras soluciones robotizadas, tanto a nuestros hogares como a las pequeñas empresas.

Domótica que enciende y apaga luces y activa mecanismos de forma automática o a una señal de voz, robots que se encargan de limpiar el suelo ellos solos… Son tecnologías que ya se usan en centenas de miles de hogares. Sin embargo, las empresas también están usando a su favor que la robotización ahora sea asequible para todos los públicos. Sin ir más lejos, es muy común que las farmacias, uno de los negocios con los que más colaboramos, cuenten con dos herramientas de automatización: el robot de farmacia Gollmann, para controlar, supervisar y entregar al milímetro los medicamentos, y el Cashlogy, para automatizar y optimizar todo el flujo de efectivo.

Así pues, ¿en qué sectores se está viendo un claro beneficio con la incorporación de la robotización y automatización?

Robotización en la industria

Henry Ford fue una de las caras más visibles en sacarle el jugo a la robotización, y lo hizo en la industria del automóvil. Esto permitió que los vehículos se convirtieran en un bien asequible para el ciudadano medio. Pero, como ya imaginarás, los robots se utilizan en absolutamente todas las cadenas de montaje y de manufacturación, de todos los sectores. Desde colirios para el ojo hasta queso. Desde tornillos de madera hasta clavos de cristal. Cualquier producto que lleve consigo una regulación legal, con unas exigencias de seguridad, probablemente ha sido procesado por un robot. Pues estos son capaces de replicar los mismos patrones sin desiavición.

En definitiva, la revolución industrial no sería tal si no fuera por la llegada de los robots.

Robotización del trabajo

El impacto de los robots ha llegado a los puestos de trabajo de la pequeña y mediana empresa. Y esto no necesariamente es una mala noticia para las familias. En muchas ocasiones la incorporación de una herramienta de automatización permite a los empleados centrarse en lo realmente importante, aumentando los beneficios y sin repercutir necesariamente en el número de trabajadores. Además, el uso de esta tecnología exige profesionales que sepan programarla y repararla.

¿Dónde se está utilizando más la robotización en la mediana empresa?

Aparte de usos comunes en el hogar, que pueden usarse igualmente en las empresas, sin duda uno de los sistemas automatizados más visibles de cara al público son los cajones de cobro de efectivo inteligentes. Unos equipos electrónicos que automatizan el pago con efectivo, así como reducen las pérdidas a 0 y llevan un recuento exacto del flujo de caja. Una ayuda enorme tanto para la rentabilidad de los negocios como para los empleados, que pueden centrar su atención en lo realmente importante, el cliente.

Robotización en la logística

Como ya has podido leer, la robotización comenzó su camino en la industria, abaratando los costes de miles de productos, desde los coches hasta los smartphones. En cambio, aunque en la logística ha comenzado a utilizarse hace relativamente poco tiempo, cada vez está teniendo más aplicaciones en todo tipo de sectores.

¿Qué es la logística?

La logística son todos los procedimientos llevados a cabo para que un producto llegue a su consumidor. Este ciclo comienza en el lugar donde se obtiene la materia prima y principalmente incluye operaciones de transporte, almacenamiento y distribución.

¿Dónde se está utilizando más la robotización en la logística?

Aunque se ven aplicaciones en el transporte (drones), principalmente su utilizan robots en las tareas repetitivas de almacenamiento, tales como el embalaje, la carga y descarga y la paletización. El uso de esta tecnología de automatización reduce costos en peones, así como evita accidentes innecesarios. Por otro lado, requiere de personal cualificado para la programación de estos robots, así como para su reparación.

Nuestro futuro junto a las máquinas

¿Las máquinas se revelarán y se convertirán en la nueva «especie» predominante? ¿Habrá tal escasez de energía algún día que nos quedaremos sin robots? ¿Las personas se quedarán sin nada que hacer? Deberíamos mirar más hacia todas las cosas que nos aportan y los males de los que nos protegen (accidentes, pérdidas…). Los bots actuales más potentes cubren incluso la seguridad de todo un avión o una planta nuclear. Pueden operar en múltiples sistemas al mismo tiempo, así como procesar excepciones y tomar complejas decisiones, aprendiendo de cada nuevo problema.

Aunque varios autores hayan fantaseado o teorizado con posibles catástrofes tecnológicas, la realidad es que es muy improbable que ocurra esto. Para que las máquinas adquieran consciencia humana y/o emociones, lo que les permitiría querer imponerse a nosotros (y ni así, porque esto siempre estaría bien regulado a nivel de código), aún queda mucho tiempo, si es que llegara el día.

Y con respecto a la energía, constantemente se está investigando en sacarle el mejor partido a estas, haciendo que las máquinas consuman menos electricidad, así como mejorar la extracción y conversión de las diferentes formas de energía disponibles. Dentro de uno o dos siglos es probable que las energías renovables se encarguen de abastecernos casi al completo.

Un robot humanoide y un niño

Conclusiones

La conclusión es que los robots nos facilitan la vida, incluso sin que nos demos cuenta. Y como siempre, iremos adaptándonos a la nueva realidad que vayamos creando. No olvidemos que hay trabajos que un robot nunca podrá hacer, especialmente todos aquellos que incluyen arte, espontaneidad y/o creatividad. Quizá nos dirijamos hacia una sociedad en la que, mientras los robots se encargan de todas las tareas mecánicas del planeta, nosotros nos dediquemos a labores de atención al cliente, cuidado del que lo necesite y de entretenimiento.

Estos son algunas de nuestras soluciones que incluyen robotización

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Acepto la política de privacidad *